YO CONOCÍ


Mª Paz Soler Crespo con sus nietos

Cuando van a hacer 13 años de la muerte de Amparito, mi prima, me hace mucha ilusión poder contar algunos recuerdos que viví con ella.

Cuando se casó, yo era una niña de nueve años, alumna del Sagrado Corazón de Godella.

En el colegio era costumbre dejar el ramo de novia a los pies de "Mater" (1). Tuvo el detalle al llegar de pedir que me llamaran y acudí a la capilla, la vi vestida de novia, bellísima acompañada por Federico, me hizo mucha ilusión. Han pasado muchos años y lo recuerdo como si fuera ayer….

Por circunstancias de la vida viví algunos años en Madrid ya casada, con mis cuatro hijos; nos veíamos de vez en cuando, nos telefoneábamos, hablábamos de los hijos, se interesaba por mi vida, mis problemas, con cariño…

Un día nos invitó a cenar, después de recibirnos con la dulzura de siempre, notamos que no paraba de levantarse para ir a la cocina, era tal el trajín que se llevaba, que Federico en una de sus idas y venidas nos confesó que la cena para doce personas, exquisita y muy bien elaborada, la estaba haciendo en un pequeño hornillo eléctrico, ya que por la mañana los albañiles le habían levantado toda la cocina para reformarla (2) y por no anular la invitación, lo estaba haciendo como podía, sonriendo, quitando importancia a las incomodidades, y queriéndonos agradar. Nunca pensaba en ella misma, siempre pensaba en los demás.

Lo más impactante para mí, fue que estando ella enferma, operada y encontrándose fatal, les invitamos a ella y a Federico (3), a la boda de mi hija mayor, aún pensando que no podrían venir, era verano y hacía mucho calor. Cual fue mi asombro y el de Pacita (4) al verla en la Iglesia del Espíritu Santo en la calle Serrano, entre los invitados, muy arreglada, ¡y sonriendo!

Se había levantado de la cama con todos los dolores de la herida abierta, de la operación, solo para darle un abrazo a mi hija, se lo dio ¡y se fue! (5)

Nunca he conocido una persona tan buena. Pido todos los días que llegue a verla canonizada.

Y sé que ahora ella es feliz y nos sigue mirando desde arriba.

Amparito, el Domingo es Virgen de los Desamparados, yo estaré en Madrid en la Comunión de mi nieta Claudia, y pensaré en ti.

Fue un honor conocerte.

Tu prima, Paz Soler Crespo
Valencia, Mayo 2009


LEYENDA

1.-
Nombre de la Virgen del colegio
2.- Se estaba reformando la cocina entera
3.- En esta ocasión Federico estaba muy enfermo, por este motivo le llevó a la Iglesia su hija Amparo
4.- La hija que se casaba
5.- Amparo tal como estaba de salud, hizo un gran esfuerzo para ir a la Iglesia , encontrándose bastante mal, por cariño hacia ellas y poder saludarles allí


............................................................................................................................

[Más]