CONOCÍ A AMPARO


Conocí a Doña Amparo a finales del año 1994, empecé a ir a su casa a trabajar, ella estaba ya enferma. Era muy buena, tenía muy buen corazón, la pobre estaba enferma pero siempre pensaba en los demás.

Yo trabajaba tres horas el día que iba a su casa y ella decía que trabajara dos y me pagaría tres, que estaba yo muy cansada. Un día me dolía la espalda y ella que tenía el costado abierto vino a cogerme el cubo, yo lo cojo, me decía, no le respondí, ella me dijo, puedo ayudarte.

Creía en Dios, tenía un corazón que conocía muy bien a Dios, era una persona muy buena católica.

Siempre estaba contenta aunque estaba enferma, nunca la he oído quejarse.

Yo veía que le gustaba estar con sus hijos, con todos, a mí me decía: Fatna, cuéntame ¿qué tal tu marido, tus hijos, tus netos, estás contenta, estás triste por algo? Un día me dijo, ¿cuántos nietos tienes?, dije siete, ¡casi como un equipo de fútbol!.

Aunque yo la conocí poco tiempo era para mi como familia, una persona con corazón bueno, que piensa en la gente, en los pobres, en los demás.

Aceptó la voluntad de Dios; es Dios quien le mandó la enfermedad; ante cualquier cosa que sucedía decía: ¡Gracias a Dios!

No les decía a los hijos estoy mal, ni me voy a morir, estoy enferma o darme esto; no se quejaba, ni lloraba. Ella pensaba que se iba a ir con Dios y estaba contenta.

la vi por última vez el jueves 9 de mayo de 1996, estaba como dormida, en coma, le besé la mano al irme.

Llevo siempre una foto suya en mi cartera.

FATNA ESSALHI
(Rabat - Marruecos)


............................................................................................................................

[Más]