UNA CITA EN EL CIELO


En plena primavera, comenzando el mes de Mayo, nuestro Padre Dios quiso llevarse a Mamá sin llamar la atención, calladamente, en la madrugada del 10 de Mayo de 1996 después de un largo forcejeo de amor entre Dios y nosotros: nosotros, por amor a Mamá, luchábamos por retenerla y Dios, por amor, tiraba de ella. Su amor pudo más y se la llevo junto a sí para siempre, donde nos espera, "Tenemos una cita en el Cielo" nos decía.

Con un dolor agudísimo, con una profunda paz como la que tuvo ella al darnos a luz, la vimos irse todos los suyos, a su alrededor como ella que nos acogió en su seno y nos acompañó a 1o largo de la vida, cerca o a distancia siempre con la dulzura de su sonrisa en este camino hacia el Cielo. No quisimos separarnos de ella y al morir, cuando su alma era juzgada por Dios, allí en su habitación, Carmen
(1) dijo: "Ahora está siendo aquí el juicio particular de Mamá recemos para no dejarla sola" Rezamos, como pudimos, la Salve, jaculatorias y aquel responso que nos supo a réquiem.

La acompañamos todo el día, rezando, besándola, llorando. Llovía. Lo mismo por la noche. Llovía más, la tierra lloraba su muerte y nosotros, de dolor, no podíamos casi ni llorar-. Su cara reflejaba una gran paz, tenía una sonrisa en sus labios, estaba muy guapa. El sábado la enterramos. Diluviaba. Al día siguiente apareció radiante el sol, era su santo.

"Cuando me muera -nos había dicho- no empecéis ¡Ay mi mamaita!. A todo el mundo se le muere su madre ¡¡Misas!!" y el día que falleció, a las 7:25 de la mañana se ofreció la primera misa por su alma; a las 12:30 la siguiente y luego otras en Madrid, Barcelona, Valencia, Hellín, Segovia, Sevilla. Benimamet, Riaza, Marcilla se dijeron misas por su alma ese mismo mes y hasta ahora."

En una carta del 16 de Agosto de 1984 escribía a Carlos
(2) "Cuando se separe tu alma de tu cuerpo, ....asegúrate de que te rezarán (bueno, que rezarán pidiendo por tu felicidad eterna) estáte seguro de que te quieren y lo demás ¡que más da!. Yo, madre de once hijos, tía de muchos, hermana etc... ¿me aseguras una nutrida compañia acompañando mi cuerpo? Y ésta ¿me devolverá la vida o me garantizará el Cielo?".

"Estoy de acuerdo contigo en que siempre que falta alguien, cuanto más si era un ser querido, saltan, para reprocharte, las horas perdidas que pudimos dedicar a verle, a obsequiarle a darle unos ratos de alegría y que, por desidia y pereza, no hicimos. Pero aquí, que es tiempo de merecer, aún podemos darles el alivio de nuestra oración, de nuestros sufragios. Lo terrible será , y Dios quiera que ni tu ni yo, ni ninguno de cuantos quiero (y Dios quiera que ningún hombre lo sintiera ) puedan sentir esa angustia que hace exclamar a los condenados "errábimus" (nos hemos equivocado) empleamos nuestro tiempo en lo que no debíamos y perdimos la meta, el fin. Y ahí si que ya no se puede hacer nada".

Ha vivido una fe honda Era el sentido de su vida y quería, para todos, que estuvieran cerca de Dios, en gracia. Decía "A Dios no hay que sondearle, hay que abandonarse en sus brazos y amarle". El que no ama no conoce a Dios porque Dios, es amor (S. Juan 1ª calve).

El 19 de Mayo de 1984, escribe a Carlos
(2) "Me ha gustado mucho el artículo que me envías de "Noemi" y me ha hecho pensar mucho. Si, gracias a Dios, hay muchas personas como la descrita en él, abnegadas y cariñosas, olvidándose de ellas mismas y solamente pensando en los demás. Me parecía estar leyendo la vida de tu Madre, ¡qué poco pensaba en sus satisfacciones y cuanto en todos nosotros! En cambio cómo nos agarramos a reivindicar nuestros, ahora, tan anunciados derechos. Qué fácil es aburguesarse, cerrar los ojos a los problemas de los otros. Me da miedo verme cada día buscando mayor comodidad espiritual."

Siempre descubría lo bueno de los que le rodeaban, personas conocidas o más alejadas, excusando a todos. En una ocasión se hablaba de una persona y no quedaba muy bien buscando algo bueno que decir de ella, comentó "pero de pequeña pintaba muy bien", frase que se hizo famosa entre sus conocidos. Siempre destacaba lo que hubiera de positivo en todos.

Los que la hemos tratado y querido y para todos estos recuerdos de Amparo que os iremos contando, esperamos que nos sirvan en la vida que, como ella decía. "es una hermosura" y nos ayuden a llegar a esa cita con el Amor.

(1) Hija de Amparo
(2) Cuñado de Amparo

[Más]