YO CONOCÍ A AMPARO

Al leer el boletín de "Recuerdos y Noticias" de Amparo Portilla Crespo, me vino un fuerte deseo de escribir mi vivencia al contacto con esta alma de Dios.

Soy sacerdote, y tuve la suerte de atender espiritualmente a Amparo al final de su enfermedad. Conocí a Amparo, a su esposo Federico y a algunos de sus hijos, dada la coincidencia de que la familia iba frecuentemente a misa a la Iglesia de San Nicolás de Tolentino regentada por los padres Agustinos Recoletos, en donde yo estuve destinado por espacio de 6 años de 1991-1997.

La conocí ya enferma, pero siempre cpn su ánimo sereno y su sonrisa a flor de labios. Entre otras cosas, por entonces yo me dedicaba a visitar a los enfermos que no podían salir de casa, para llevarles consuelo espiritual la sagrada comunión y la unción de enfermos. Le ofrecí mis servicios para cuando los necesitara. Y unos meses después comencé a atenderle espiritualmente: confesión, comunión, unción. Durante un año le visité cada semana. Recibía con gran fervor y unción la sagrada comunión.

Nunca le vi un gesto de amargura o mal humor. Al preguntarle por su estado siempre decía que estaba bien. Lo que más me impresionaba era su sonrisa serena con la que daba a Dios su vida que se escapaba silenciosamente.

Al leer en el último Boletín el testimonio de "Su Sonrisa" doy testimonio de esa gracia de Dios que a mi siempre me impresionó pero a nadie se lo decía porque creía que era solo conmigo por ser el sacerdote que le atendía. Ahora se que Amparo era sonrisa para todos, amor para todos y servicio para todos, no solopara mí.

Y otra cosa más: desde que se fue al Padre hasta hoy, la tengo presente como una amiga y hermana e intercesora inseparable y son muchos los momentos en que le recuerdo con mucha alegría espirtual. Porque Amparo infunde su espíritu de alegría y paz a todos los que se encomiendan a ella. Doy gracias a Dios por haberla tratado y conocido y ruego para que sea beatificada una hermana tan ejemplar como mujer, esposa y madre.

Salvador García Hernández - Madrid, 4 de Abril de 1999


.....................................................................................................................................

[Más]