¡MAMEN VIENE YA!


Era difícil que la mujer de un sobrino mío viniera destinada a Valencia, es Inspector de Hacienda, tienen dos niños pequeños y el matrimonio destinado él en Valencia y ella en Barcelona. Lo estaban pasando muy mal. Yo pedí a Amparo que intercediera para que viniera de una vez, y al final le pedí ¡Amparo! ¡Qué venga ya!. A los dos días mi hermana me llama y me dice, Mamen viene ya. Con las mismas palabras con que se lo había pedido. Además con destino permanente en Valencia y las mejores condiciones.

M.T.C.
Valencia, 26.05.99



............................................................................................

[Atrás]