ME ENCONTRÓ UN EMPLEO


Soy Mabel y quiero compartir con ustedes esta gran experiencia del amor de Dios manifestado a través de su sierva Amparo. El lunes 21 de febrero recibí el paquete que me enviaron, cuando llegó, dijo mi esposo que seguramente entró Jesucristo aquel día. Esa  noche encendí la computadora e inicié la búsqueda de empleo para mi esposo a través de Internet, no era la primera vez, ya que mi esposo lo hacia por la mañanas, y yo en las noches verificaba si había nuevas vacantes postuladas. Una vacante me llamó la atención porque era en nuestra misma ciudad y lo postulé, le comenté a mi esposo y él lo tomó como parte de la rutina diaria en su búsqueda de empleo. Al acostarme y hacer mi oración recé nuevamente con mi estampa nueva, parecía que Amparo realmente me veía. Al otro día cerca de las 10 de la mañana, mi esposo recibe una llamada a su celular para citarlo a una entrevista de trabajo ¡estábamos llenos de alegría y agradecimiento! durante los ocho días siguientes solo hubo buenas noticias  y por fin hoy le confirman que le darán el empleo y además con grandes posibilidades de ascenso en un futuro.  Sólo queremos dar testimonio de la intercesión de Amparo en nuestra vida, la certeza de su santidad nosotros la hemos experimentado y esperamos que pronto esté en los altares.

FAMILIA GALICIA COTERA
Veracruz (México), 07.03.11



............................................................................................

[Atrás]