LE ESTOY PIDIENDO UN FAVOR MUY GRANDE


desde que conocí a Amparo Portilla oro cada día por ella, para que si es la voluntad de Dios, sea incluida dentro del número de los santos como ejemplo para nuestras vidas. La verdad me ha impactado su testimonio de fe y humildad. Me siento un poco identificada con ella por el amor a los bebés puesto que esa es una de las labores que desempeño como educadora de niños especiales en el área de estimulación adecuada. En realidad le estoy pidiendo un favor muy grande.

LUZ MABEL R.M.
Colombia, 11.10.11



............................................................................................

[Atrás]